Después de una década creando los modelos más dinámicos e innovadores, KIA se ha consolidado como la marca del diseño. Durante este tiempo, la compañía surcoreana se ha esforzado por virar su posicionamiento y no solo definir un estilo propio, sino marcar tendencia gracias a la estética de sus propuestas. En palabras de un antiguo presidente de KIA en España, “hemos ido aprendiendo en un entorno de globalización, pero añadiendo aspectos locales, entendiendo que cada continente tiene su propio criterio”.

Esta comprensión ha motivado que hoy KIA destaque como una marca que ofrece calidad ligada a un diseño europeo. En 2006, la incorporación como jefe de diseño de KIA del alemán Peter Schreyer, una de las autoridades más respetadas en la industria automovilística en diseño de producto, es calificada por Emilio Herrera, director general de KIA Motors Iberia, como un punto de inflexión: “La marca decide que, para conquistar las ventas a nivel global, se necesita un diseñador que pueda atraer a todos los consumidores del mundo, no solamente al asiático, sino también al americano y al europeo. Es entonces cuando se apuesta por contratar a Peter Schreyer, quien le da un cambio radical a todos los modelos a nivel de diseño y estética, y les confiere uniformidad, es decir, se otorga una identidad de marca a los modelos en plena crisis. Por todo esto, Kia es la única marca, al menos en Europa, que ha seguido aumentando sus ventas en todos estos años”.

Schreyer considera su trabajo como uno de “los más gratificantes del mundo. Los diseñadores podemos ‘jugar’ con los coches y al mismo tiempo nos pagan por ello. Es algo maravilloso. Cuando me incorporé a KIA, tuve la oportunidad de crear una marca, de construir una imagen. Empecé a mirar los coches desde mi ventana, y me di cuenta de que era capaz de identificar muchos de ellos por su diseño, incluso desde la distancia. Eso era lo que yo quería crear para KIA”. 

Su labor dio frutos muy pronto. “Los detalles de la parte delantera son fundamentales –explica–, son la cara de un coche; así que creamos la característica ‘nariz de tigre’. La imagen es tan potente, que constituye una seña de identidad en sí misma”.

Globalidad, creatividad y emoción 

Desde 1977, el Centro de Diseño Namyang –sede de las operaciones globales de diseño de KIA– monitoriza las tendencias mundiales en diseño. A él se suman los centros satélites que la compañía tiene repartidos por Estados Unidos, Europa y Japón. En todos ellos, KIA va creando nuevas experiencias para sus consumidores a través de la investigación en varios campos: diseño industrial/visual, estética, filosofía, artes libres, psicología, historia e inteligencia artificial. 

Como explica Schreyer, “para un diseñador es fundamental mantener los ojos abiertos, las ‘antenas’ siempre activas para ver lo que está sucediendo en la arquitectura, en el diseño industrial, en el arte… Ver diferentes estilos de vida, visitar distintos países y comprobar cómo viven nuestros clientes y cuáles son sus expectativas. Esa es mi filosofía. Quiero que las cosas sean honestas, auténticas, verdaderas… El diseño de KIA es bastante estructurado, limpio y claro”.

Desde la ideación, estilización y creación del prototipo hasta la investigación de nuevos materiales; todas las fases son cuidadas al detalle por Schreyer y su equipo, para quien “a medida que avanzamos, es importante que cada cambio sea una mejora y que no sea solo para parecer diferente”. 

La revolución tecnológica no ha dejado indiferente al mundo del diseño: “Toda la nueva tecnología abre un abanico de nuevas posibilidades y estamos experimentando constantemente”, afirma Schreyer, para quien lo relevante es no perder el foco y conseguir integrar innovaciones para todo el mundo: jóvenes y mayores. 

Como explica, el afán por la mejora constante tiene su recompensa: “Cuando veo a alguien conduciendo un coche diseñado por mí por la calle es un gran momento, es la prueba final de que ha funcionado; y sienta bien”. 

Uno de los últimos motivos de orgullo del diseñador alemán y su equipo ha sido el KIA Stinger. “Cuando lo miras, puedes sentir la pasión que tienen nuestros diseñadores, y que han depositado en él cuando lo hicieron. Creo que KIA siempre está sorprendiendo; este un coche que no te esperarías de KIA, pero a la vez es un coche que solo KIA podía hacer”, sentencia Peter Schreyer.

Kia Stinger, el nuevo objeto de deseo

Con alma de gran turismo, el nuevo Kia Stinger ha sido creado para una intensa conducción de larga distancia, combinando un exterior atrevido y elegante con un diseño exquisito y discreto en su interior.

Considerado el mejor de los vehículos fabricados en el Salón del Automóvil de Detroit de 2017, el Stinger es el vehículo fabricado por KIA con mayor rendimiento a día de hoy. 

“Se trata de un coche que te deja sin aliento. Es el vehículo de producción más potente y con la aceleración más rápida que hayamos hecho jamás”, según declaró Michael Cole, director de operaciones de KIA Motors Europe, durante la rueda de prensa ofrecida por la compañía en el pasado Salón de Ginebra.

“Nuestros departamentos de desarrollo, liderados por Albert Biermann, sabían que el Stinger se tenía que conducir de una forma igual de impresionante que su apariencia y que tenía que ser ágil, elegante y potente. Tenía que ser un auténtico gran turismo. Las mejoras en la parte deportiva del Stinger las garantiza un chasis rígido, fabricado con un 55% de acero avanzado de alta resistencia, y la suspensión ajustable de forma electrónica y una relación de la dirección variable aseguran una respuesta excepcional al conductor. Pero si el chasis representa el alma del Stinger, el corazón es, sin duda, el motor”, explicó.

Disponible en Europa con 3 motores –un turbo de gasolina de 2 litros, un potente biturbo V6 de gasolina de 3,3 litros que produce unos 370 caballos y un turbo diésel de 2,2 litros–; los conductores podrán elegir entre un suministro de potencia de tracción a las cuatro ruedas o trasera.

Por su parte Gregory Guillaume, jefe de diseño en Europa, hizo los honores para explicar el desarrollo de la estética del KIA Stinger, cuyas proporciones han sido calificadas por Schreyer como “sencillamente fantásticas”. 

“Con un gran turismo no hay excusas, las proporciones tienen que ser perfectas –cuenta Guillaume–. Lo que fue tan especial de trabajar en este proyecto es que lo hicimos codo con codo con los ingenieros y conseguimos un conjunto técnicamente fantástico, con un diseño técnico que nos permitió, como diseñadores, hacer simplemente el coche maravilloso en el que Stinger se ha convertido”.

Este fue el relato de la intrahistoria del coche que el jefe de diseño europeo compartió en el Salón del Automóvil de Ginebra:

“Como testigo de los emblemáticos GT de la época –que recibían a sus ocupantes con un estilo natural y a alta velocidad, desde París hasta Saint-Tropez–, aquellos sueños fueron una auténtica inspiración para el concepto GT del 2011. Representaba esa clase, esplendor y dinamismo más allá de la agresividad o imposición, pero fue más que un simple ejercicio de diseño. El concepto GT sirvió de modelo para el increíble e intrépido futuro de KIA. Una vez que se dio luz verde a la fabricación del Stinger, la idea era sencilla: transmitir el espíritu de aquellos emblemáticos gran turismo para crear algo emotivo y elegante.

Un gran turismo es un coche de conducción llena de brío a larga distancia, no se trata de tener solo potencia en carretera, una dinámica dura y difícil y un estilo brutal, todo a costa del lujo, la comodidad y la elegancia. El nuevo Stinger no tiene nada que ver con ser el primero en llegar al destino: este coche se centra por encima de todo en el viaje. Se centra en la pasión. 

l Para encarnar dicha pasión, creemos que la proporción lo es todo, así que desde la distancia entre ejes hasta la estructura superior, las anchuras y las alturas, e incluso la forma de los paneles individuales de la carrocería, conseguir el equilibrio perfecto es crucial. El capó es largo y el habitáculo está colocado hacia la parte de atrás.

l La silueta estilo fastback se apoya en el cristal posterior de un gris muy oscuro y en la corta cubierta trasera. Empujar las ruedas hacia los extremos y permitir que el coche asiente más abajo en la suspensión dan una clara indicación de finalidad, ofreciendo una promesa visual al que lo observa. Con su estilizada nariz de tiburón, en dirección a sus costados descubiertos y hasta sus potentes partes posteriores, el nuevo KIA Stinger irradia una confianza robusta. La cortina de aire frontal, las grandes rejillas de las ruedas, los bajos con entradas de aire y los difusores posteriores integrados podrán ser funcionales más que puramente visuales, pero se incorporan en este estilo apasionado y emotivo que crea un diseño sencillo, coherente y equilibrado a la perfección. 

l Su lujoso habitáculo, de un diseño exquisito, es clave a la hora de continuar la pasión del exterior. El marcado plano horizontal a lo largo del salpicadero presenta al conductor un espacio de trabajo muy útil y funcional, lo que magnifica el placer a la hora de prepararse y encaminarse hacia un largo viaje. En otras partes, la elegancia y el refinamiento son palpables. La larga distancia entre ejes proporciona el lujo del espacio a todos los ocupantes, pero los asientos de cuero más bajos e infinitamente mejorados envuelven a los pasajeros en una sofisticación que atrapa. 

 

Tanto en el interior como en el exterior, el centro de atención está en el compromiso con las emociones del viaje. Para conductor o pasajero, esto está claro: Stinger trata de la pasión”.


Artículo publicado en Executive Excellence nº139 mayo 2017.

 

Sobre la revista

EXECUTIVE EXCELLENCE es una revista mensual cuyo objetivo es promover la excelencia en la gestión empresarial, la estrategia y el liderazgo, tanto personal como de organizaciones, basándose en valores constructivos y principios éticos y morales atemporales. Es la revista de referencia del liderazgo, la gestión y la toma de decisiones... Leer más.

Qué está pasando en Twitter